Las cifras históricas en cuanto al número de homicidios preocupan a Gilberth Jiménez, diputado y presidente de la comisión de Seguridad y Narcotráfico del Congreso.

Y es que el país ya superó la barrera de los 500 homicidios en lo que llevamos del año y, si se mantiene el ritmo actual, a finales de año se habrán contabilizado más de 900 incidentes.

Se trata de un aumento de más del 30% en relación con el año pasado y todo un récord para el país.

“Costa Rica está marcando en su historia un récord lamentable. Muchas familias, a causa de la droga y la inseguridad, se sienten desprotegidas. Estamos perdiendo la paz poco a poco, requerimos acciones; de lo contrario, tendremos el pico más alto de la historia en crimen organizado y en pérdidas de vida. No podemos permitir que esto continúe”, dijo Jiménez.

El homicidio como negocio se profesionaliza con un evidente entrenamiento militar de mexicanos y colombianos que están enseñando a los ticos ¿cómo matar y salir impunes?

Casas de seguridad, fincas de entrenamiento y tácticas para disparar en movimiento son algunas de las enseñanzas, de acuerdo con Mario Zamora, ministro de Seguridad.

“Es parte del fenómeno de la transnacionalización del crimen que está viviendo Costa Rica a través de algunos grupos criminales, donde un componente externo es el que colabora o contribuye a su profesionalización, y luego esas personas formadas por este componente externo empiezan a reproducir la escuela. Esto último se hace por medio de nuevos reclutas en zonas sin condiciones de empleo o conflictivas. Estamos hablando básicamente de colombianos, de mexicanos que están enseñando cómo hacer las cosas, donde el componente de aprendizaje militar es muy evidente”, agregó Zamora.

Fuente: La República 

Artículo Anterior Artículo Siguiente