Con la intención de fomentar la bioeconomía en Costa Rica, aprovechando los recursos biotecnológicos que tiene el país, fue presentado un proyecto de ley por Paulina Ramírez, diputada de Liberación Nacional (PLN).

Para la presentación de la propuesta se organizó el Foro “Bioeconomía: innovación y desarrollo para Costa Rica", donde se dieron a conocer los alcances, beneficios y obstáculos que tiene el país para permitir más investigación en temas biotecnológicos que permitan un nuevo modelo de economía.

La utilización, conservación y regeneración de los recursos biológicos, incluyendo conocimientos, la ciencia, la tecnología y la innovación relacionados con dichos recursos, para brindar información, productos, procesos y servicios a todos los sectores productivos, para una economía sostenible, es lo que se conoce como bioeconomía.

Uno de los obstáculos de la bioeconomía es el financiamiento, por lo cual Ramírez plantea que instituciones como el Instituto Nacimiento de Aprendizaje (INA), del Instituto de Desarrollo Rural, la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) y la Promotora Costarricense de Innovación e Investigación destinen cada una un 3,5% de su presupuesto anual.

Esto permitiría que inicialmente y con los cálculos de los impulsores del proyecto, se pueda comenzar por lo menos con ¢8 mil millones para impulsar la iniciativa.

“El proyecto busca ser un agente impulsor de desarrollo social, regenerativo y circular, lo que abre paso al conocimiento biotecnológico para transformar modelos productivos y promover el cambio de patrones de consumo en todos los sectores. Con esta iniciativa podemos construir un futuro más próspero, justo y sostenible”, dijo Ramírez durante el foro.

La carencia legal de una norma que brinde seguridad jurídica a los actores públicos y privados que trabajan en estos temas fue una de las razones que motivaron la presentación de la propuesta.

Y es que la biotecnología tiene un potencial enorme de mercado en Costa Rica para impulsar la bioeconomía, según Miguel Rojas, investigador del Centro de Investigación en Biotecnología (CIB) en el TEC.

“¿Por qué la biotecnología no ha sido determinante? Subestimación del talento en esta área, reducida capacidad de las promociones, discrepancia en el funcionamiento y tamaño de las empresas, no hay un adecuado clima de negocios, es necesario actualizar la legislación”, dijo Rojas.

Además, presentó el panorama actual de la investigación biotecnológica en Costa Rica y como la bioeconomía puede impulsar sectores agrícolas, de alimentos y bebidas, cosméticos, textiles y plásticos.

Las políticas relacionadas al impulso de la bioeconomía estarán en manos del MEIC y del Micitt, mientras que Comex y Procomer deberán incentivar las exportaciones de los bioproductos y bioinsumos, así como para la atracción de inversiones para este sector.

Mientras que el INA, tendría que brindar programas de formación ocupacional, capacitación, asistencia técnica y formación relacionados a la bioeconomía.

Esto representa apenas el inicio, para que entre todos los actores se pueda potenciar y hacer una verdadera iniciativa país, dijo María Estrada, rectora del Tecnológico de Costa Rica.

“La bioeconomía es un campo que Costa Rica, gracias a la gran biodiversidad, talento humano, gran capacidad técnica y científica instalada, tiene mucho recurso que ofrecer y aprovechar. Este tipo de acciones nos ponen en evidencia del valor de la innovación y cómo con la unión de diferentes sectores, podemos encontrar soluciones basadas en la sostenibilidad”, dijo Estrada.

Sustituir el uso del diésel en el transporte pesado y reducir los residuos sólidos relacionados con biomasa, serían dos buenas áreas para impulsar la economía en el país, según Stephan Brunner, vicepresidente de Costa Rica.

Brunner señala que con el uso de biometano se podría reducir un 80% del diésel en el transporte pesado, mientras que, si se aprovecha la biomasa que representa el 50% de los residuos sólidos, se eliminaría concentraciones de gases de efecto invernadero de la agroindustria.

“Lo importante es que el tema se haya puesto sobre la mesa, concuerdo que es un tema muy importante, que puede hacer un gran aporte al desarrollo económico del país. En Costa Rica, a pesar de que tenemos tanta biomasa, hay pocos que entienden el potencial del biometano en Costa Rica”, dijo Brunner.

La propuesta analizó las recomendaciones emitidas por la Cepal, la OCDE, IICA, Micitt, la FAO y las investigaciones de las universidades en el aprovechamiento de los residuos, especialmente los agroindustriales.

Fuente: La República 

Artículo Anterior Artículo Siguiente