El anuncio que hizo el presidente Chaves la noche del 14 de setiembre en Cartago, de un “nuevo terreno” que se ubica en el Tecnológico de Costa Rica (TEC) para ubicar ahí el urgente nuevo hospital para la provincia, ha generado molestias en diputados de oposición.

La diputada del Partido Liberación Nacional (PLN) Paulina Ramírez calificó como una falta de seriedad de la presidenta ejecutiva de la CCSS hacer el anuncio sin el aval del Tecnológico.

Para Ramírez una vez más el Gobierno de la República y la presidencia de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), se vuelven a burlar de los cartagineses al prometer el nuevo centro médico en otro terreno.

La presidenta de la CCSS, Marta Esquivel, le envió una nota el 12 de setiembre a la rectora del TEC, María Estrada Sánchez, en la que plantea la posibilidad de que una parte del terreno ocupado por esta institución sea destinado a una torre médica.

“Sin estudios de ningún tipo, a solo dos días de venir a Cartago hacen una propuesta con la que el Tecnológico no está de acuerdo. Lo hacen para no llegar con las manos vacías, pero demuestra la más absoluta insensibilidad de este gobierno”, manifestó Ramírez.

La congresista advirtió que “no solo es una burla, sino que también un atropello a la autonomía universitaria y un irrespeto a los 600 mil asegurados y aseguradas que son atendidos en el Max Peralta”.

Reprochó que “estas ocurrencias solo buscan seguir atrasando la construcción; ya hay un proceso avanzado en un terreno que sí ha sido estudiado, pero la presidenta de la Caja nos sale con algo que no tiene viabilidad”.

“Nos duele, como cartagineses, que nos hagan esto. Este es un pueblo noble que no merece semejante canallada”, enfatizó Ramírez.

“Cartago merece un hospital por su tamaño, la población que se atiende, sus especialidades, no una torre médica que resultaría totalmente insuficiente”, advirtió.

La rectora del TEC indicó que darán una respuesta basada en elementos técnicos al Gobierno.

Fuente: CR Hoy

Artículo Anterior Artículo Siguiente